Sobre la gente grande

La vida de la gente grande a través de sus manos

Se considera que una persona es anciana cuando cumple los 65 años. A partir de esa  edad son muchos los prejuicios y mitos que rodean esta etapa. Mitos que se rompen en algunos casos, que se cumplen a rajatabla en otros. Y es que las caras de la gente grande son múltiples. Están aquellos que son abuelos y bisabuelos. Los que son padres y hermanos y los que aún son hijos. Están los viudos y están los casados. Los solteros y los divorciados. Las personas que viven solas y las que conviven con miembros de distintas generaciones. Las que se apuntan hasta al gimnasio y las que no salen de casa en meses. Las que reivindican el presente y las que sueñan con tiempos pasados. Están los trabajadores y los jubilados. Los que sustentan a toda una familia y los que dependen del Estado para seguir manteniéndose.

Están, en definitiva, los que viven y los que sobreviven.

Por María García San Narciso

Fotos de María García San Narciso y Annalisa Palumbo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s